Fuente: Manufactura


Las empresas automotrices mexicanas y las instaladas en Querétaro ya están subidas en el desarrollo de tecnología para autos eléctricos y en el suministro de proveeduría para empresas tractoras que fabrican este tipo de vehículos.


El presidente del Clúster Automotriz de Querétaro (CAQ), Renato Villaseñor Mendoza, señaló que en el estado hay una veintena de compañías que están en esta vertiente. Eurotranciatura, Continental, Visteon, Tremec, Dana y Harman son algunas de las empresas instaladas en la entidad, que atienden este creciente mercado.

Pero no solo el rubro eléctrico es una de las ramas de oportunidad para las empresas mexicanas, la movilidad, es otra de las vertientes que ya desarrollan.


CONTINENTAL

Es el caso de Continental, compañía que, a través de sus Centros de Ingeniería y Desarrollo, uno de ellos ubicado en Querétaro, se ha metido de lleno en la investigación y aplicación de tecnología para vehículos eléctricos y para el desarrollo de alternativas de movilidad, que consideran el presente y futuro de la industria automotriz. Mónica Aceves Mendoza, gerente de innovación y estrategia del referido centro ubicado en Querétaro, compartió detalles sobre las acciones que implementan para fortalecer las áreas señaladas.


“Tenemos más de 50% de las ventas dedicadas a la parte electrónica. Si bien tires es, por sí misma, la división con más aportación, en conjunto, la parte electrónica es la que más contribuye a los ingresos de nuestra compañía”, informó. En más de 60 países, la empresa de origen alemán cuenta con más de 240,000 empleados y más de 500 sites de ingeniería y de manufactura.


En México, Continental tiene más de 26,000 asociados, con 23 localidades, lo que convierte a este país en el segundo, después de Alemania, con el mayor número de empleados, “para que vean lo estratégico que es México, para una compañía trasnacional como la nuestra”, agregó Aceves Mendoza.


“Si hablamos de ingeniería, investigación y desarrollo, nosotros, para división automotriz, tenemos tres sites, dos de ellos en Guadalajara y uno en Querétaro. En estos sites tenemos más de 2,000 empleados dedicados a investigación y desarrollo. Realmente estamos haciendo, desde México, ingeniería de avanzada para los productos de electrónica y para los productos del futuro: sistemas autónomos, sistemas eléctricos”, explicó.


Continental, de acuerdo a la gerente, apuesta por una movilidad en la que el ser humano deja el pilotaje y opta por disfrutar el trayecto.


“Lo que nosotros estamos proyectando es la autonomía, donde el papel del ser humano ya no es funcional, el papel del ser humano se vuelve un rol de disfrutar el trayecto. Esto trae una evolución completa en las cadenas de valor y en cómo estamos derivando todas estas funcionalidades”.


Este escenario provocará que la industria automotriz sufra modificaciones profundas, pues cerca del 40% de los componentes de un vehículo de combustión interna no están presentes en un vehículo eléctrico.


De igual forma, señaló que los volúmenes de componentes que se requieren para un auto eléctrico, en comparación con uno de combustión interna, se reducirán entre 6 y 20% en cinco años. Mientras que entre 30 y 35% del tiempo que se necesita para manufacturar un carro de combustión interna, se reduce en la fabricación de uno eléctrico.


TREMEC

Transmisiones y Equipos Mecánicos (Tremec) de Querétaro, por su parte, visualiza un panorama en donde la venta de automóviles de combustión interna verá una caída significativa para los próximos cinco años, los cuales tienen que ver con cambios en el consumo y regulaciones medioambientales en países europeos y asiáticos. Antonio Herrera Rivera, director general de Tremec, refirió que empresas como Audi y BMW han comenzado inversiones para, en 2021, incrementar la producción y ventas de automóviles eléctricos..


Del mismo modo, firmas como Hyundai, Mercedes Benz, Nissan, Porsche, Toyota, Volkswagen y General Motors han dado a conocer sus proyectos de ventas y nuevos modelos eléctricos para 2025.

Bajo este contexto, la compañía ha optado por invertir en un área de investigación. Para desarrollar nuevas transmisiones híbridas, hoy colabora con una firma inglesa para el desarrollo de la tecnología necesaria.

“Para una empresa como Tremec, el gran reto es que la transmisión común lleva 100 piezas distintas, mientras que el motor y transmisión de un auto eléctrico no lleva más de 100”.


Aunque esto significa un cambio de paradigma y negocios, Tremec se muestra comprometido a adaptarse a los nuevos mercados de la mano de una industria amigable con el medio ambiente.

“Ya no estamos sólo en la industria de hacer autos, sino en la de movilidad. Los jóvenes ya no piensan ni tienen como prioridad adquirir un coche”, planteó el director.


DANA

Por otro lado, Dana Incorporated, dedicada a la proveeduría de tecnologías automotrices, ya cuenta con más de 15,000 unidades que cuentan con algún tipo de componente eléctrico, 500 patentes de electrificación, y más de 300 ingenieros especializados en electrificación.


De acuerdo con cifras de la consultoría Roland Berger, se estima que para 2025, del 12 al 25% de los vehículos ligeros serán híbridos o BEV (vehículo eléctrico de batería, por sus siglas en inglés).


Por ello, Raúl Lizarriturri Martínez, director de compras de Dana Corporación de México, explicó que la empresa, a nivel global, inició un proceso de electrificación de sus productos que significó una inversión de 300 millones de dólares en investigación y desarrollo de tecnología, de acuerdo con lo que demanda el mercado.


“El cambio ha sido más rápido de lo que esperábamos, tuvimos que alcanzarlo con un crecimiento inorgánico por medio de un plan denominado Strategic Acquisitions and Partnership, que consiste en inversión y adquisiciones de piezas electrificadas, ensambladoras y desarrolladoras de software”, señaló.


En poco menos de dos años, Dana arrancó este programa formando alianzas con al menos cinco socios estratégicos. En julio de 2018, adquirió motores e inversores de la empresa TM4 para el sistema de Dana e-Drive, que ha dado como resultado la producción de 15,000 unidades en operación.


Posteriormente, en enero de 2019, con SME Group, obtuvo motores de corriente alterna de baja tensión, inversores y controles que complementaron las adquisiciones de TM4 y Oerlikon, de quien recibió productos y software para la conducción eléctrica. Asimismo, invirtió con Hyliion en soluciones eléctricas-híbridas clase 8, baterías, controles y soluciones de software. Su más reciente adquisición fue software para vehículos eléctricos de la empresa Nordresa, para entrar completamente en el área digital.


El director hizo un llamado a identificar los cambios en el sector para hacerlos aliados de este mercado en crecimiento. Actualmente, Dana tiene presencia en 33 países y opera 25 centros de tecnología global con más de 36,000 colaboradores.


FORD

Para el caso de Ford, México se vuelve clave en el desarrollo que ya emprende en el mercado eléctrico y en el de movilidad.


La compañía ha contratado a 300 personas para adquisiciones y asistencia técnica de proveedores, mientras que 30% de su plantilla laboral cuenta con alguna maestría o licenciatura.


Esta presencia se refuerza con “compras significativas de socios mexicanos para operaciones globales”, que han alcanzado, en todo este tiempo, los 12.4 billones de dólares, reveló Pete Hockey, director for Purchasing and STA de Ford en México. Alrededor de 450 proveedores asociados con esta compañía se han desarrollado en esta nación.


De igual forma, la nación mexicana ha sido incluida dentro de su programa para desarrollo de tecnología y soluciones de movilidad sustentable.


The City: One Challenge, es el proyecto que impulsa la empresa estadounidense a través del modelo Ford Mobility. “Se basa en la creencia de que construimos una ciudad en movimiento, una persona, una solución a la vez. Esto es lo que llamamos The City: One. Cada desafío proporciona un espacio para conectarse con las comunidades globales y locales, explorar sus necesidades de transporte y colaborar en nuevas soluciones”, explicó el directivo.


Son cuatro ciudades las que Ford eligió para este experimento, tres de ellas de EE.UU.: Austin, Texas; Indianápolis, Indiana; y Detroit, Michigan. La Ciudad de México es la única de esta iniciativa que se ubica fuera de territorio estadounidense.

“Ciudad de México tiene una tasa de urbanización de 80%, cuenta con 20% de la población de todo el país, y solo cubre el 0.1% del territorio nacional. Son condiciones interesantes que nos permiten medir el impacto de las megalópolis en el mundo”, expuso Pete Hockey al justificar la inclusión de la capital del país en este programa.


40% de los componentes de un vehículo de combustión interna no están presentes en un vehículo eléctrico

6 al 20% de los volúmenes de fabricación componentes se reducirán en cinco años por el alza en la demanda de autos eléctricos


30% del tiempo que toma manufacturar un carro de combustión interna, se reduce en la fabricación de uno eléctrico

12 al 25% de los vehículos ligeros en el mundo para 2025 serán híbridos o BEV (vehículo eléctrico de batería)